La paz en una taza de té

Los cuatro principios de la Ceremonia del Té  son la armonía, el respeto, la pureza y la tranquilidad.

Malena Higashi nos propone otra serie de conceptos que desarrolló el Gran Maestro Sen Genshitsu XV de la tradición Urasenke. Este Gran Maestro aún vive y sigue promoviendo la Paz a través de una taza de té, ese es su lema y su enorme legado.

Las palabras compartidas por Male tienen una textura suave al pronunciarlas y a la vez muestran cuán profunda es la cultura del Té:

Furyu: “Observando los caracteres que componen esta palabra encontramos que fu significa “viento” y ryu significa “fluir”. 

Esto sugiere que nuestro espíritu debería fluir a través de la vida como el viento fluye por toda la naturaleza. .

Wabi: “El fundamento del Camino del Té se basa en la estética de wabi, que a veces ha sido traducida como rusticidad. Esta estética no debe confundirse sin embargo con el gusto por lo rústico. Wabi es un estado mental. Se expresa mejor con palabras como frugalidad, simplicidad y humildad”.

Insuficiencia: “Comúnmente se dice que cuando la economía prospera, el espíritu se empobrece. La sociedad contemporánea puede ser muy opulenta, pero esta lujosa manera de vivir parece ser la base de muchos de nuestros errores. (…) 

Contrariamente a la creencia de que la insuficiencia es una fuente de descontento, el Té domina tal insuficiencia y construye sobre ella. 

El monje Ryokan dijo: “Cuando tengas un problema enfréntalo; cuando estés enfermo, enfréntalo; cuando te llegue la muerte, enfréntala”. Para el iluminado Ryokan, parece obvio que cuando enfrentamos nuestras dificultades, nos damos cuenta por primera vez de la frivolidad de nuestras quejas. (…) En el centro de una vida basada en la armonía, el respeto, la pureza y la tranquilidad está la paz interior que resulta de aceptar las propias limitaciones, y de encontrar satisfacción en lo incompleto. Con esa paz, la insatisfacción y la ansiedad desaparecen, sustituidas por el autodominio y la serenidad”. 

Mesura: Los japoneses tienden a admirar el gusto discreto y preferir la profundidad interior a las exhibiciones públicas u ostentosas. Esto es quizás algo que puede destacarse como una actitud estética. (…) En la cultura japonesa hay muchos ejemplos de esta capacidad para expresar con extrema brevedad aquello que ha sido alcanzado por medio de la más severa disciplina. La caligrafía del sacerdote zen Ikkyu, la monumental simplicidad y pureza de líneas arquitectónicas del Gran Santuario de Ise, y la austeridad de la sala de té diseñada por Sen no Rikyu, son tres de tales ejemplos. Rikyu buscó, en la complejidad de su época, el verdadero significado del Té. Fue dentro de las vicisitudes de la política, la guerra y la discordia de todo tipo que Rikyu creó un mundo de tranquilidad. Él escribió:

El Té no es nada excepto:

“Primero calienta el agua,

y después prepara el té.

Luego bébelo correctamente.

Eso es todo lo que precisas saber”

(…) Es necesario sin embargo, tener siempre presente cuán largo es el camino para alcanzar la simplicidad.

Te invitamos viajar con los sentidos a Japón a través de estas experiencias con Male Higashi:

“Agua caliente para el té” : en este encuentro exploramos los significados de la ceremonia del té en invierno y cómo esta práctica nos puede ayudar a sostener y acompañarnos en nuestro día a día.  Más info e inscripciones en https://nauexperiencias.com/producto/agua-caliente-para-el-te/

“Un Japón propio: conversaciones” : te invitamos a armar tu propio Japón con este ciclo de conversaciones,  que busca inspiración en Japón y en los cruces con nuestra propia cultura latinoamericana.

Male Higashi es la anfitriona y para cada encuentro propone un tema y un invitado o invitada especial  que comparte sus saberes y su experiencia sobre la cultura nipona.

Más info e inscripciones en https://nauexperiencias.com/producto/un-japon-propio/

Te esperamos

Inés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *