Samanta

Dice Samanta Schwelin que “la escritura siempre debería intentar llegar hasta donde quiere, desde el abismo de no saber cómo, desde el estupor, la curiosidad y el deseo sin armas. ” Lo dice como si fuera un ideal para ella pero es exactamente así como escribe: desde el abismo.

A veces da vértigo.

“Nos exorciza escribir sobre nuestros miedos, pero también leer sobre ellos. Y no se trata de ninguna fe mística ni optimista. La literatura nos permite probarnos a nosotros mismos en escenarios que tememos, nos ayuda a entender, y por tanto muchas veces ayuda también a desarmar prejuicios, terrores, cegueras, tantas cosas.” Qué claro lo dice ¿no?.

Samanta ganó ya muchos premios: el del Fondo Nacional de las Artes ; el de Casa de las Américas; el Tigre Juan y fue nominada al Man Booker Prize 2017. Pero el premio más insólito es el que cuenta en esta entrevista: “Cuando tenía 12 años, su abuela Susana Soro, que era gran fan de sus historias, presentó todos sus cuentos a un concurso en el club del barrio. “Era todo muy amateur recuerda, no sé cuánta gente se habrá presentado ¿cincuenta, cien? Pero todos fueron al día de la premiación. Con mi abuela estábamos las dos sentaditas y expectantes. Entregaban los premios del tercero al primero. Cuando leyeron el primer sobre escuché mi nombre, así que subí y leí mi cuento. Todo el mundo aplaudió y mi abuela lloró de emoción. Cuando estaba volviendo a mi asiento, me llamaron para el segundo premio. El show se repitió… pero la gente ya no aplaudió como antes. Cuando abrieron el sobre del primer premio y leyeron también mi nombre, fue un papelón. Se imaginan lo que fue intentar leer frente a semejante público. Me sacaron silbando, qué vergüenza por favor. Mi abuela estaba todavía más avergonzada que yo. Quizá es de esa experiencia que me quedó el estigma de escribir siempre bien cortito”.

Qué Samanta junior haya ganado los tres premios no nos sorprende pero lo que no entendemos es porque el público la sacó silbando. ¿Alguien nos lo puede explicar?

Antes de pasar a sus libros, elegimos esto para ustedes:

En este audio, Samanta nos lee su cuento “Pájaros en la boca”

Este es un video donde Samanta lee, con el tono justo, su cuento “Mariposas”. El subtitulado tiene errores, mejor cerrar los ojos y dejarse llevar por la lectura en voz alta. Dice también “fragmento del cuento….” pero está todo. Vale la pena escucharla: Mariposas

Y como bonus track, va el video de una charla entre Samanta y Valeria Luiselli, que fue quien escribió un libro que recomendamos hace poco: Desierto Sonoro. Una charla muy linda y relajada entre dos escritoras potentes.

Aunque Samanta se autodefine como cuentista nata, también escribe novelas y explica cuáles son, para ella, las diferencias de estos dos géneros: “Se parece a la diferencia entre un sprint (una carrera rápida), o una carrera de fondo. En las dos se trata de correr. Pero lo que uno ve y cómo lo ve, y el impacto de esa corrida sobre el cuerpo, es distinta. El sprint es como el cuento, la emoción está en la velocidad, la sensación de atravesar una ruta nueva con precisión y rapidez, y el fuerte impacto que tiene esa travesía en nuestro cuerpo, por el nivel de entrega que exige, por su intensidad, por lo rápido que puede llegarse a un estado de extrema exaltación en solo minutos. En la novela hay más tiempo para mirar, para entender, para hacer de ese recorrido un espacio reconocible. El cuerpo entiende que hay un ritmo tonal que mantener, se entrega, y la cabeza queda libre para otras cosas más allá de la meta. Quizás el impacto final no es tan fuerte, porque el cuerpo llega más distendido, pero el paseo dio tiempo a otro tipo de descubrimientos que no hubieran sido posibles en un sprint .”

Un hombre bajito, que atiende la barra de un bar sabiendo que en el trastero la muerte lo está esperando, unas mujeres vestidas de novia que confabulan en una carretera de noche, un trabajador honesto y loco, que cava un pozo como queriendo hurgar las raíces de la tierra, la mirada extraviada de un niño que no recuerda el sabor del azúcar , un anciano que se deleita con juguetes y un perro que agoniza en el maletero de un coche sin saber que su sacrificio será inútil.

Este es el mundo de Samanta Schweblin, un territorio peculiar, hecho de esperas y preguntas, donde el lector tiene su parte en la resolución de los enigmas que plantea el cuento.

Su primera novela: hipnótica, incómoda y atrapante.

El campo ha cambiado frente a nuestros ojos sin que nadie se diera cuenta. Y quizá no se trate solo de sequías y herbicidas, quizá se trate del hilo vital y filoso que nos ata a nuestros hijos, y del veneno que echamos sobre ellos. Nada es un cliché cuando finalmente sucede. Distancia de rescate sigue esta vertiginosa fatalidad haciéndose siempre las mismas preguntas: ¿Hay acaso algún apocalipsis que no sea personal? ¿Cuál es el punto exacto en el que, sin saberlo, se da el paso en falso que finalmente nos condena?.

“Así me doy cuenta de qué es lo que quiero. Quiero que revuelva. Quiero que mueva nuestras cosas, quiero que mire, aparte y desarme. Que saque todo afuera de las cajas, que pise, que cambie de lugar, que se tire al suelo y también que llore.”

En este libro de cuentos, Samanta empuja a sus personajes a explorar terrores cotidianos, a revelar los miedos propios y ajenos, y a poner sobre la mesa los prejuicios de quienes, en una normalidad enrarecida, contemplan a los demás y se contemplan. Chan

Contanos si tenés otras sugerencias de esta autora. ¿Alguién leyó “Kentukis”?

y atenti que esta semana les vamos a proponer unas experiencias literarias distintas.

Buen domingo.

#nauexperiencias #regalaexperiencias #nau2020

2 comentarios en “Samanta”

  1. Leí Distancia de rescate y Pájaros en la boca. Los disfruté muchísimo. No pude apartarme un minuto del texto. El hombre sirena sencillamente encantador.

    1. Totalmente, los relatos de Samanta tienen algo que te horroriza y atrae a la vez.Si todavía no te anotaste en nuestra newsletter, te sugerimos hacerlo porque tenemos más lecturas para compartir. Sigamos conectadas, Inés

Responder a Ines Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *